CONTINUACION ..

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CONTINUACION ..

Mensaje  teresitadejesusmejia el Mar Ago 25, 2009 8:36 am

Luego de repasar algunos principios generales, se extiende en normas del aseo, sobre el modo de conducirnos dentro de la casa, en diferentes lugares fuera de ella y en sociedad, para finalmente pasearse por las diferentes aplicaciones de la urbanidad. Esta obra fue, durante mucho tiempo, declarada en diversos países hispanoamericanos libro de texto para las escuelas públicas.

La urbanidad, dice la introducción a este manual, es virtud o manifestación de virtud: reflejo exterior de realidades interiores, la intención de integrarse positivamente en la vida ciudadana convertida en hechos.

Cool ¿Estará ciertamente esta obra tan "pasada de moda" como algunos opinan? Juzgue el lector.

Evil or Very Mad Hábitos que son de mal gusto:

.- Chuparse o morderse un mechón de pelo .
.- Morderse las uñas o cutículas.
.- Sentarse con las piernas separadas o con las piernas cruzadas o torcidas de una manera poco convencional.
. - Masticar chicle mientras habla o con la boca abierta.
.- Fumar en la calle o hacerlo sin haber pedido permiso a los presentes, especialmente a sabiendas de que el olor a cigarro puede ofender o incomodar a alguien.
.- Tener un cigarrillo en los labios mientras habla.
.- Hacer que los demás se sientan culpables o incómodos mientras comen algún delicioso postre solamente porque usted debe abstenerse debido a alguna dieta.
.- Rascarse o pellizcarse la cara.
.- Cometer la indiscreción de hacerle alguna pregunta íntima a alguien en voz alta: ¿Es eso una peluca?
.- Usar un cepillo o peine sucios.
.- Aplicarse maquillaje o peinarse en la mesa de comer.
.- Usar rulos en el cabello en público.
.- Llevar esmalte de uñas descascarado, uñas partidas o maltratadas o, peor aún, sucias.
.- Una línea demasiado dramática y notable que delimite claramente dónde termina el maquillaje y dónde comienza el color natural de la piel.
.- Hablar demasiado o en detalle de excentricidades personales: operaciones, enfermedades, neurosis, alergias, accidentes, etc.
.- Comer ruidosamente haciendo gestos exagerados.
.- Introducir pedazos de comida demasiado grandes a la boca.

alien No está reservado para la diplomacia, también se usa en las empresas. Son normas que facilitan la convivencia. El hecho de que la presidente del Congreso, Dilian Francisca Toro, le haya puesto al revés la banda presidencial a Alvaro Uribe en su segunda posesión como primer mandatario de Colombia ha dado para muchos comentarios que van desde el jocoso hasta el airado de que se faltó al protocolo. "Deslució el ceremonial, pero no faltó al protocolo", aclara Norella de Saretzki, profesora del diplomado de Protocolo y etiqueta de la Universidad de la Sabana. "Si ella hubiera tenido presente que el símbolo, es decir la banda, tiene un significado de dignidad, que además era un acto público trasmitido por televisión, hubiera hecho un ensayo para hacerlo bien. La banda tiene su forma de colocarla: de derecha a izquierda y hacia la parte interna el color amarillo que es el más ancho. El protocolo se dio correctamente: el Presidente estaba en el lugar que le correspondía, las personas de la mesa principal estaban bien ubicadas, pero ese detalle entorpeció el acto."
Muchos piensan que el protocolo y la etiqueta son unas normas pasadas de moda que complican la vida, y que sólo deben cumplir quienes están en la diplomacia o en ciertos grupos sociales.
"El protocolo es una ciencia jurídica por la cual se rigen los Estados y por lo tanto es de obligatorio cumplimiento, dice la experta. Hasta hace poco era un instrumento reservado casi en exclusiva al mundo de las autoridades y la diplomacia, pero ha evolucionado y se ha ido instalando en las empresas como un elemento de organización pues en ellas interactúan muchas personas tanto interna como externamente", dice Norella.
Según María Cecilia Sáenz directora de Protocolo Empresarial MCS, "el protocolo se encarga de ordenar y dar prioridades según las personas y las cosas pensando en jerarquías, cargos, sexo y edad."
Según las expertas, esta ciencia -y arte es otra forma de comunicación y debe reflejar la imagen de la compañía de una manera correcta, unificada y en sintonía con su misión, su visión y sus valores.
El protocolo debe hacer parte de la imagen institucional como la papelería, los uniformes, las presentaciones, etc. La idea es que cada empresa cree su propio protocolo o conjunto de normas para así sistematizar, por ejemplo, todos los actos públicos que realice con empleados, clientes, proveedores y público en general o ante entidades gubernamentales o de organismos internacionales.
Así mismo, también marca la manera en que deben comportarse la personas que trabajan en esa empresa (cómo contestar el teléfono, cómo vestirse, cómo escribir la correspondencia, etc.)
La idea es que el protocolo facilite y haga agradable la convivencia. Cuando no se conocen las normas, lo mejor es aplicar el sentido común.


El protocolo, un camino para ampliar los negocios. (1)
Los almuerzos de trabajo puede servir como puerta de ingreso a la concreción de proyectos. Sugerencias para generar una buena imagen Las pequeñas y medianas empresas (PYME), como otras organizaciones, requieren de su interrelación para potenciar la oferta productiva. Pero en el mundo de los negocios, existen otras cuestiones, elementales por cierto, que también deben tomarse en cuenta a la hora de encarar procesos de expansión comercial o de captar nuevos nichos de mercado. Desde esa orientación, el protocolo cumple un rol importante, ya que a través de almuerzos de trabajo u otros tipos de reuniones pueden cristalizarse proyectos, negocios y hasta contratos. Silvia Citrullo, experta en Ceremonial y Protocolo, afirma que el ambiente relajado de un restaurante invita a que la charla estrictamente profesional o comercial se concrete en un marco levemente informal y distendido. La especialista puntualiza que el protocolo de una comida de trabajo, difiere de aquel que se aplica en una reunión de carácter estrictamente social. Más aún desde que los ejecutivos han asumido puestos de responsabilidad en las organizaciones, especialmente en las pequeñas y medianas empresas (PyME). La regla básica que debe tenerse presente es la siguiente: en situaciones laborales, tanto el hombre como la mujer deben tratarse como iguales. Los criterios para establecer las precedencias serán los objetivos del encuentro, los cargos y roles, destaca Citrullo.
La primera decisión que los ejecutivos deben tomar es la elección del restaurante. Lo ideal es tener en cuenta uno adecuadamente ambientado para comidas de negocios, ya que una acertada selección logrará una primera impresión positiva, favoreciendo la negociación, recomienda Citrullo.
Los ejecutivos de PyME también deben tomar en cuenta otros detalles como la ubicación estratégica del lugar del encuentro, que sea cómo y de fácil acceso y que, al menos, tenga un estacionamiento, que agilice el ingreso de los comensales.
Ubicación .
Otra de las facetas que deben tomarse en cuenta para el protocolo de negocios es la obligación del ejecutivo o ejecutiva, en el rol de anfitrión, de designar la ubicación del invitado o de los invitados. Con respecto a la selección de las mesas, la redonda disimula las jerarquías y predispone más favorablemente para una negociación. En caso de resultar una reunión de carácter muy formal, con asistencia de autoridades oficiales y empresariales, las tarjetas de sitio indicando la posición de cada comensal, demostrará el interés del anfitrión por ubicar a sus invitados respetando las normas del protocolo, evaluando objetivos, jerarquías o cargos y roles.
Si el anfitrión tiene sólo un invitado, y eligió una mesa cuadrada, lo más adecuado es ubicarlo a su derecha. Cuando los invitados son dos, deberá ofrecer el asiento frente a ella al de mayor edad o jerarquía y el de su derecha al otro. Tener en cuenta además que lo más cortés es ofrecerle al invitado la ubicación desde la cual éste disfrute de la mejor vista.
¿Cómo entrar en tema? ¿Cuál puede ser considerado el momento más apropiado para empezar a hablar de negocios?.
“Una de las normas más adecuadas, es comenzar con una conversación de tono social durante la entrada”, sostiene Citrullo. Al momento del plato principal tratar de introducir el tema que ha motivado el encuentro. “Resulta de significativa importancia mantener el buen ritmo de la conversación, lo cual implica no aguardar hasta el postre para hablar del negocio o convenio que se quiere concretar, teniendo en cuenta que el invitado puede tener otro compromiso después del almuerzo”, considera.
Como conclusión, un almuerzo de negocios puede ser considerado una de las maneras más efectivas para conocer en profundidad con quienes se trabaja, sean potenciales clientes, superiores o pares jerárquicos. Este tipo de reuniones o encuentros con carácter más informal, resultan una productiva y agradable ocasión para iniciar o mantener contactos empresariales y poder concretar favorables negocios para las partes involucradas.
En un mundo cada vez más globalizado y exigente, manejar aspectos clave en relaciones públicas y culturales abre las puertas a nuevas oportunidades, cuida la imagen de la marca y conserva contactos ya conquistados. La comunicación no verbal y los obsequios adquieren un marcado protagonismo.
Como premisa para generar y mantener negocios, cualquier empresario debe conocer o saber delegar aspectos esenciales del día a día, como la investigación de mercado, posicionamiento de marca, de marketing, administración y finanzas y negociación con proveedores, por citar algunas determinaciones básicas. Pero esto no alcanza en un mundo globalizado y exigente. Acciones vinculadas al protocolo y ceremonial se tornan cada vez más importantes para consolidar ese vínculo: aprender a relacionarse y saber cuidar la imagen de la compañía. El ceremonial empresario no se encuentra muy sistematizado aún en el ámbito pyme, algo que sí manejan con destreza las grandes corporaciones. Pero tanto cuidar y potenciar las relaciones públicas como conocer la cultura de los países con los que la pyme desea establecer un vínculo, hoy significa motorizar nuevas oportunidades y hasta eficientizar la caja de la compañía, con el fin de evitar viajes innecesarios o improductivos.
“Actualmente, al empresario o responsable de negocios de la pyme se le exige un plus. Necesita saber manejar los tiempos, cuidar las formas y hasta hablar dos idiomas para formar parte del mundo de las compañías interculturales. Ya no basta solamente con tener habilidades respecto del negocio”, destaca Silvia Graciela Molinari, licenciada en relaciones humanas y públicas, autora del libro “El ceremonial institucional y de los negocios”.
Entre el empresariado pyme aún es bastante desconocida esta modalidad que nació en la Edad Media en las grandes monarquías, cuando los funcionarios se peleaban por conquistar los mejores lugares. Y hasta hace pocos años, sólo se ajustaba al mundo diplomático. Es por ello que el ejecutivo quizás no le otorga la importancia que merece.
“La antigua función del lobbysta se globalizó y cambió para los negocios. Hoy se le pide a cada ejecutivo que se relacione bien, que sepa organizar una reunión y pueda alinear la imagen de marca a la empresa. De a poco, el empresario pyme se va concientizando de esta importancia y se capacita para ello. El miedo es cada vez mayor a perder negocios por no cuidar las formas”, explica Molinari.
Puntos básicos.
El ceremonial ofrece un gran abanico de acciones que pueden ser ejecutadas por cualquier empresario. Pero, ¿qué incluye para no dejar nada librado al azar? Se pueden destacar: saber armar y manejar reuniones y la comunicación no verbal (lo que decimos con nuestra ropa, el cuerpo, la dialéctica). “Hay que pensar que se trabaja con empresarios que tienen otra cultura. Por ejemplo, el color más importante para un oriental es el dorado, ya que lo relacionan con la monarquía, y el blanco para los países musulmanes es sinónimo de duelo”, indica Orlando Martín Bafundo, director ejecutivo de la consultora Oficinadeceremonial.com.
Luis Colángelo, titular de la cátedra ceremonial y protocolar de la carrera en relaciones públicas de UADE, agrega que lo que tiene como virtud este conocimiento radica en saber fortalecer las distintas acciones con un sentido común. “La empresa debe saber mostrar virtudes como defectos, así consolida una imagen que luego canalizará con buenos negocios. Por ejemplo, si voy a un negocio y siento frialdad en el vendedor, no volveré. Si no me ayuda en la compra, es un mal vendedor. En una empresa sucede lo mismo. Hay que saber demostrar el afecto, invitar a conocer la firma, hay que decirle por qué es bueno el producto y entregar material de información”, destaca Colángelo.
Los expertos aconsejan tener muy en cuenta la puntualidad, que en el exterior es una de las premisas más importantes; incluso llegar a la cita hasta 10 minutos antes, y saber manejar los tiempos, aspectos ellos que se aprenden con el estudio previo de la cultura del país que se visita. De esta forma, al optimizar los tiempos y personas importantes para dialogar, el empresario puede retornar al país con muchos más contactos. “Hay un pequeño avance en la profesionalización en ceremonial de negocios, pero aún el empresario necesita capacitarse, ya que muchas veces consideran este aspecto como poco importante, y luego regresan de una misión sin los principales contactos”, indica Bafundo.
Cómo mostrarse en el exterior.
Según apunta Molinari, el perfil ideal del empresario en un viaje de negocios debe reunir las siguientes características: tener una actitud abierta y pensarse a sí mismo como un embajador de la empresa y también del país; ser flexible y tolerante en las opiniones; sostener gestos correctos, vestirse adecuadamente, saber plantear sus tiempos a la contraparte sin ofenderlo.
“La actitud de una persona puede advertirse claramente, tanto en sus palabras como en sus gestos y, mediante ellos, expresa sus estados de ánimo, su conformidad, desinterés y su superioridad en una reunión, y especialmente en el ámbito de los negocios”, sostiene la doctora en sociología del Trabajo.
De acuerdo a la experiencia de Colángelo, lo primero que hay que transmitir cuando se sale al exterior es que somos parte de un país del primer mundo en comportamiento y modales; demostrar que conocemos las formas de negocios de la contraparte y no esperar a que nos cuenten todo, al igual que saber negociar sin presionar. “Hay que entender mucho de psicología, para captar el pensamiento del otro y satisfacerlo”, indica el experto, afirmando que si el empresario del exterior reconoce en el argentino buenas condiciones intelectuales, y la firma se encuentra bien posicionada a nivel local, el negocio tiene grandes chances de concretarse.
Molinari agrega que, al relacionarse con el exterior, el ejecutivo se encontrará con distintas culturas en el vínculo de la vida personal y laboral. Por ejemplo, el oriental primero querrá conocer la casa del empresario antes de sentarse a negociar. Desconocer estos grandes detalles conlleva a incursiones en fatales errores, como armar una agenda de recepción de visita muy corta para un empresario oriental, o muy extensas para un ejecutivo estadounidense, quienes en general buscan hacer negocios y retirarse rápidamente.

teresitadejesusmejia

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 23/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.